Los hermanos Durigutti presentan 2 nuevas etiquetas

Sorry, this entry is only available in European Spanish.

A fines del 2018 se presentó en el mercado la primera de las etiquetas de la línea CARA SUCIA, debutando con la variedad Cereza como vino fresco de verano. La idea: revitalizar y reivindicar la zona productiva del este mendocino, Rivadavia, de donde Héctor y Pablo Durigutti son oriundos.

“Rescatamos parrales antiguos de fincas familiares y productores que conocemos en el este para elaborar variedades diferentes y enfocarnos en un estilo de vinos frescos, fácilmente bebibles, que vuelvan a poner al vino en la mesa de todos los argentinos y nuevos consumidores” – cuenta Héctor Durigutti.

A poco del lanzamiento de la variedad Cereza se presentó Cara Sucia Cepas Tradicionales 2018, un típico tinto cofermentado con distintas variedades del mismo viñedo para ofrecer una alternativa nueva que combina tradición con estilo contemporáneo.

Hoy, la línea se completa con dos nuevas etiquetas, Cara Sucia Blanco Legítimo 2019 y una edición especial Cara Sucia Sangiovese 2019 para aportar diversidad y riqueza con las cepas menos conocidas y bajo el mismo lema de recuperar las tradiciones. Sus valores sugeridos son $350.

“Queremos acercar más gente al mundo del vino, ofrecer un estilo de vinos simples y ricos para disfrutar en lo cotidiano, vinos versátiles capaces de adaptarse a diferentes situaciones de la mesa, el verano, las salidas y la gastronomía de todos los días. Por eso nos animamos a un blanco del este, nuestro blanco legítimo, y a la variedad Sangiovese, ligera y amena para los paladares de siempre y para los más jóvenes que le dan una oportunidad al vino. El fin es que cada uno lo beba como prefiera, en copa, en vaso, solo o con hielo, con una comida o como parte un trago. Son ideales para todo el año y en especial para el verano” – afirma Pablo Durigutti.

EL VINO CARA SUCIA BLANCO LEGÍTIMO 2019: co-fermentado con variedades del mismo antiguo viñedo de Rivadavia, combina Palomino, Pedro Ximénez, Ugniblanc, Chenin, Moscatel Amarillo y Sauvignonese. Luego de la maceración en frío fermenta con levaduras autóctonas en huevos de cemento, ofreciendo un blanco untuoso con la expresión de las hierbas frescas, la manzana y el pomelo.

CARA SUCIA SANGIOVESE 2019: recreando la tradición inmigrante oriunda de la Toscana, este Sangiovese se presenta como una edición especial que rinde homenaje a Tullio Mattioni, familiar de los hermanos Durigutti. Fue quien trajo desde Italia estas estacas para plantarlas en el año 40’. Con su primera vendimia y los primeros vinos en damajuana que trasladaban a los pueblos santafesinos adquirió el Federal 47’, símbolo del packaging de Cara Sucia. Ligero y de taninos suaves es un vino amable y muy bebible, ideal para el calor del verano y las comidas simples.